Superhéroes estúpidos (I)

O formas estúpidas de combatir el mal.

SUPERSOR

Mari Cruz llevaba una vida de lo más normal en un convento de Cracovia, hasta que una tarde se le acercó una hermana llorando y le contó algo que le cambiaría la vida.

– ¿Por qué lloras, hermana?- preguntó Mari Cruz.
– Anoche salí a rezar con unas amigas y de vuelta al convento un ex-toxicómano me preguntó la hora.
– ¿Y tú qué hiciste? – preguntó Mari Cruz inquieta.
– Me arrodillé, presa del pánico, y le hice una fellatio – y se echó a llorar.
– PERO QUE HIJO DE P…- Mari Cruz se echó las manos a la boca y evitó maldecir en la casa del Señor.

Mari Cruz no quedó indiferente y tras esta estremecedora historia decidió que estaba harta de recibir a DIOS y había llegado la hora de que TODO DIOS recibiera. Y así es como Mari Cruz pasó a amasar alfajores y recoger ropa para los pobres durante el día y por las noches convertirse en SUPERSOR. Mari Cruz se pone un antifaz negro, para que no la reconozcan, y recorre las calles de Cracovia en compañía de un guitarra española y una bolsa de plástico.

SUPERSOR es el único superhéroe que sabe interpretar más de tres mil canciones diferentes con los mismos acordes (DO, RE, SOL) y siempre el mismo acompañamiento de guitarra.

En una ocasión acorraló a un niño de doce años que estaba fumando, le quitó el pitillo, desenfundó su guitarra y le cantó durante más de siete horas seguidas ALABARÉ y JESUS TE AMA. Gracias a SUPERSOR aquel niño no volvió a fumar en su vida (en el psiquiátrico lo tienen terminantemente prohibido).

Su arma más letal es el estribillo crescendo con  “LA LA LA” y movimiento acompasado de cabeza. En el momento álgido se detiene y aprovecha el desconcierto del malhechor para pedirle que le acompañe con las palmas. Tras varios minutos a cappella, reanuda el acompañamiento de guitarra y vuelve al estribillo, en una explosión de alegría musical casi divina, que hace que ni el más villano del mundo sea capaz de contener las lágrimas y derrumbarse.

Se sabe para qué usa la guitarra española, pero hasta la fecha nadie sabe para qué sirve la bolsa de plástico de SUPERSOR.

 

 
SIMMAN, el Hombre SIM

Su archienemigo es un villano de pelo corto que lleva anillos de oro y que va por la calle y el metro escuchando “reguetón” a todo trapo con un móvil que, a pesar de ser de última generación, según dice, suena como el culo.

SIMMAN, para combatirlo, le hace llamadas pérdidas con número oculto y no para hasta que le agota la batería del móvil. El villano, además de rallarse y entrarle una paranoia en la cabeza por no saber qué pibita le estaba dando los toques, deja de dar por saco con la música del móvil, salvando con ello al mundo de la vergüenza ajena.

Se trata de un superhéroe comprometido con el bien. Por ello siempre usa el corrector ortográfico en todos y cada uno de sus mensajes de texto.

Otras hazañas de SIMMAN:
– Liberar un nokia 3200 sin cable por sólo 20 euros.
– Llamar al teléfono de información de amena, conseguir la información que quiere a la primera, quedar satisfecho con la respuesta y colgar el teléfono con una sonrisa. Todo ello en la misma llamada.
– Consultar el saldo del móvil mirando las estrellas.

 

EL NIÑO COÑAZO

El Niño Coñazo se lanza a la calle con una moneda de 50 céntimos y 2 de veinte. Entra en una tienda, pone las monedas en el mostrador, se concentra y ….

– Me daaaaa …
– (…)
– ……un huevito, …..un ladrillito…..
– (…)
– ¿Esto cuánto vale?!
– Cinco céntimos.
– Ah….

Pasados 37 minutos continúa diciendo:

– …. me da una fresita,… (…) … un palote…mmm
– (…)
– ……¿cuánto llevo?

Tras nueve interminables horas pegado al mostrador de la tienda, consiguió que el propio tendero, motu proprio, llamase a la policía y confesara con lágrimas en los ojos que su negocio de chucherías era realmente una tapadera para vender litronas, cocacolas de 2 litros y botellas de whisky a chavales de dieciséis años los viernes y los sábados por la noche. La policía se lo llevó detenido dos horas más tarde.

Tres días después, la policía volvió a la tienda a llevarse al Niño Coñazo, que aún permanecía al otro lado del mostrador balbuceando: “….un melón relleno de chicle…. una esponjita…”

En otra ocasión, el Niño Coñazo se pasó las once horas y media que dura el viaje en autobús “Algeciras – Salou” preguntando “¿Falta mucho?”. El pasajero que viajaba detrás suya no aguantó la presión y, en la primera parada que hicieron, se entregó a la guardia civil confesando que una vez, hacía diez años, había conducido bajo los efectos del alcohol.

Otras hazañas de “El Niño Coñazo”:
– Gritar en la playa durante más de 6 horas seguidas y sin pausa: “Papá mira lo que hago…papá, míra lo que hago…mírame, papá!
– Golpear repetidamente un objeto, ignorando las advertencias de un mayor, hasta que lo rompe. Una vez roto, se sorprende y se echa a llorar desconsoladamente durante ciento ochenta minutos.
– …”Pero mírame papáaa!!!”

 

Anuncios

5 Responses to Superhéroes estúpidos (I)

  1. v08 dice:

    ¿¿¿pero qué clase de tienda de golosinas es esa que tiene un bote lleno de pepinillacos en vinagre??? puaj

  2. La_puta_vaga_de_mierda dice:

    Igual no eran en vinagre, sino en sirope… Ahhh listilla de los cojones.

  3. Nebrios dice:

    Seria una SorPresa que un villano capturara a Supersor!
    Javier, me encanta tu blog, me parto en demasiados trozos cuando lo leo. Sólo quería decirte que añado un enlace en mi blog, aunque éste no sea muy concurrido, para ver si alguien más aprovecha tu gran humor. ¡Sigue así!

  4. Octavian dice:

    Jajajajaja!! Esta es buenisima!! No puedo parar de reirme….:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: