Los Greatest Hits en materia de amor (iconadas).

El amor en sí, como icono único, o unicono, de la especie humana es el estado mas hermoso en el que se puede encontrar uno, obviando el estado sólido (mi preferido). Y estando en ese estado (o estado en ese estando) podemos afirmar que la iconografía del amor, el Amor Iconamiento, constituye la esencia de nuestra especie.

Y lo seguirá constituyendo hasta que un buen día, a cuento de nada, ocurre algo y lo fastidia todo. Hay casos en los que la ocurrencia tiene nombre (de mujer) y también apellidos (unisex). Y se manifiesta, pacíficamente, de la peor forma posible:  recurriendo a los Greatest Hits en materia de amor. Esto denota poco gusto y falta de tacto pero llegados a cierto punto ¿eso qué más da? Siempre queda bien recurrir a los clásicos.  Por citar algunos:

Tengo que decirte algo…creo que no te va a gustar.

Esta frase constituye el TOP de los TOPES, ella solita. Cuando se la dicen a uno, inevitablemente tiende a pensar que se trata de una oración copulativa (verás como lo jode todo) pero no lo es; nos advierte de un extraordinario don que posee nuestro interlocutor: la intuición.

 En mi caso fue algo acongojador. La persona que abrió así su discurso (de fin de curso) dejó entrever que la intuición femenina no conoce límites. “Creo que no te va a gustar”, como queriendo decir “No es que yo lo sepa pero la intuición me dice que a lo mejor, es probable, pudiera ser…que no te va a gustar lo que te voy a decir”. ¿Crees? ¿Qué es eso de crees? Arriésgate, mujer, que aún te queda el comodín de la llamada (pero ese no lo usará, porque si se puede cortar la relación mediante un software de mensajería instantánea mucho mejor, más glamour, para qué gastar la llamada). He de suponer que el comodín del público lo agotó en alguna cena (yo personalmente me cago en ese público).

– Estoo..verás, tengo que decirte algo…creo que no te va a gustar.

– Tu dirás, cielo, a lo mejor sí me gusta ¿Quién sabe? que nervios…qué será….

– Pues nada. Que he conocido a otro, mejor que tú y eso. Que te dejo.

– BIEN !!!… ¿Lo ves, tonta, como sí que me iba a gustar…?

Más de uno habrá advertido que se trata de una fórmula muy sutil para restar importancia a un asunto. Algunas mujeres son únicas (afortunadamente no hay más) haciendo esto. Incluso hay mujeres, las más experimentadas, que intercambian el “creo que no te va a gustar” por un atrevido y dicharachero “te vas a reir cuando te lo cuente”.

Yo también lo estoy pasando mal, ¿sabes?

Genial. Brillante. Aunque esta frase hecha no es nueva. Ya en 1600 Roberto Belarmino, un buen inquisidor, dedicó estas mismas palabras a Giordando Bruno, mientras éste ardía en la hoguera. Con las manos en los bolsillos y a cierta distancia de la lumbre se le oyó decir:

– Giordano, yo también lo estoy pasando mal, ¿sabes?

A los dos días Roberto, entrañable inquisidor, se partiría una uña (con lo que duele eso) mientras que Giordano descansaba plácida y tranquilamente en paz. ¿Quién lo pasó peor de los dos? Está clarísimo.

Es lo mejor para los dos.

Estaría de acuerdo si yo también hubiera conocido a una chica mejor que ella y que me sacara de dudas. Dado que no es así, lo mejor mejor…tss, no sé yo. Es como cuando un padre le esconde a un hijo la videoconsola y sonriendo le dice: Lo hago por tu bien !!. Eso no gusta. Pero si cinco minutos antes tu padre te acaba de regalar el mejor juego que había en el mercado, eso no es que no guste, eso toca las pelotas.

Aunque debo admitir que en mi caso la frase goza de un sentido pleno y no dudo de la sinceridad de mi interlocutor. Y cuando dice “es lo mejor para los dos”, sin duda no se refiere a nosotros dos, a ella y a mi, sino a ella y a otro, claro está!!!.

 

javierdebe.jpg

En esta instantánea podemos observar, en una reunión de trabajo, a ‘el otro’ buscándome desesperadamente para convencerme de que es lo mejor para los dos. Como no me conoce se ayuda de una foto mía robada que va enseñando a todo el mundo dondequiera que va. En mi favor tengo que decir que soy más guapo en persona, y en favor de este individuo….que en la foto aún está sobrio !!!

Tengo dudas…

Tener dudas no es malo. Tener dudas un ratito sólo y ya sí. Las dudas de juguete constituyen lo que yo denomino “dudas por compromiso“.

– ¿Me quieres?

– Mmmmm…..ufff…..pffpff….no sé, no sé….No creas que lo tengo fácil, eh? Más bien va a ser que no, pero ostras…ahí, ahí ando, no veas que dudas.

Además, puedes realizar ingeniosos combos combinándolas con otros Greatest Hits ya mencionados. El resultado puede ser la pera!.

– ¿Qué ocurre?

– Tengo dudas.

– ¿Me quieres?

– Mmmmm….NO!.

– Joder, qué rápido !!

– No creas, tenía dudas!!

– ….

– ¡¡¡ Yo también lo estoy pasando mal, sabes? !!!

Y aquí es cuando uno se muerfe la lenjfua y hjacfe de tripfas corafzón…. por no dedicar algún adjetivo calificativo, concretamente descalificativo, a pulmón libre.

Espero que algún día me perdones.

Esta frase qué sentido tiene. ¿Alguien que dice esto espera realmente que uno dentro de ocho años coja el teléfono y diga lo siguiente?

– Mira, hola…¿te acuerdas de mí? Jaja, sí ese… Mira que te llamaba para decirte que te perdono. Nada, mujer, ….Sí, sí… Venga…Un abrazo!.

Ocho años que llevaba la pobre sin dormir, esperando que la perdonara.
Tú para mi lo has sido todo, no podría hacerte daño.

En determinadas circunstancias “No podría hacerte daño” tiene la misma credibilidad que cuando tu pareja te dice “No es lo que parece” estando en tu propia cama con otro.

Y la guinda de la frase, “Tú lo has sido todo para mi”, es la que provoca al principio más risa.

– ¿Acaso he sido alguna vez una máquina de hielos por ejemplo, tia lista?

Y recuerdas quien era el que a medianoche cogía el coche para acercarse a la gasolinera de turno a por hielos cuando se le apetecía un cubata… Estrictamente hablando, no he sido una máquina de hielos, no. Yo funcionaba sin monedas. Pero para el caso es lo mismo, y entonces lo que te provocó risa en un principio ahora ya no hace gracia.

– Coño, lo he sido todo para ella, ahora lo veo. He sido desde el mando a distancia a masajeador de pies. Incluso he hecho muchas veces de bola mágica, aquella a la que después de marearle la cabeza un buen rato te daba un consejo gratis.

 

bol8.jpg

Y hay muchos otros Greatest Hits en materia de amor que no mencionaré. Muchos son de sobra conocidos y otros pasan desapercibidos hasta que te caen encima de golpe. Porque si algo en común tienen todos ellos es que nunca van sólos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: